Las despedidas de soltero tienen su propia historia

Las despedidas de soltero tienen su propia historia

Contrario a lo que muchas personas piensan las despedidas de soltero no son una celebración de reciente data, es cierto que actualmente son muy divertidas, especialmente si se celebran en Gandía donde se tiene la oportunidad de vivir momentos inolvidables departiendo con amigos y amigas en un increíble catamarán o disfrutando de una fiesta en el mejor chiringuito.

Las despedidas de soltero tienen su propia historia, su rastro se remonta a la antigua Mesopotamia. Durante la primavera se realizaban una fiesta antes de las bodas de las parejas, el objeto de tal celebración era adorar a la diosa de la fertilidad; la celebración duraba 12 días y sólo estaban invitadas las mujeres de la alta sociedad y las chicas que se iban a casar ese año.

Los espartanos, esos temibles guerreros que conquistaron el mundo griego y dominaron el Mediterráneo, también celebraban sus despedidas de soltero, pero a diferencia de los mesopotámicos, estas fiestas eran para los soldados que iban a casarse, en ellas participaba una mujer que debía seducir al futuro esposo, se trataba de comprobar si el guerrero sería un esposo fiel.

Los romanos, adictos a las fiestas, tenían su propia versión de las despedidas de soltero, eran unas verdaderas bacanales que se realizaban los días 16 y 17 de marzo, en ellas se adoraba al dios Baco y sólo podían participar los miembros de la aristocracia; tal celebración tenía lugar en el monte Aventino y las únicas mujeres que eran invitadas eran las familiares de la novia, por supuesto tenían que ser aristócratas.

Una historia de amor nacida en la Edad Media

El origen de las despedidas de soltero actuales tuvo lugar en Alemania durante la Edad Media. Eso piensan algunos historiadores, se trata de la historia de amor entre un campesino pobre y una bella burguesa, que a pesar de estar profundamente enamorados no podían casarse, pues los padres de ella no estaban de acuerdo con la boda, ya que el novio era pobre y no podía pagar la dote exigida.

Los amigos de la pareja, al ver que estaban realmente enamorados, decidieron organizar una fiesta de despedida de sus antiguas vidas, el objeto de tal celebración era obsequiarles con lo que necesitaban para comenzar una nueva vida, incluido el dinero para pagar la dote, así la familia de la novia no podría seguir oponiéndose a la boda.

Como parte de esta tradición, durante siglos las despedidas de soltero se celebraban para las novias que iban a contraer nupcias, en estas fiestas se les obsequiaban cosas útiles que pudieran usar en su nuevo hogar; a finales del siglo XIX estas fiestas cobraron mucha fuerza en distintos países, se organizaba una celebración para que la novia pasara su última noche de soltera con su familia y sus amigas.

De la tradición a la modernidad

Desde hace varias décadas las despedidas de soltero se organizan tanto para chicas como chicos y son fiestas muy divertidas, en las que pueden hacer diversas actividades, muchas de ellas con un toque erótico que tienen como finalidad divertir a todos los asistentes a la celebración.

Ahora los novios que van a casarse prefieren venir a localidades como Gandía donde se cuenta con una increíble infraestructura para realizar estas celebraciones, que muchas veces se prolongan hasta por 24 o incluso 48 horas; los grupos de fiesta pueden disfrutar de un día en el mar a bordo de un catamarán disfrutando de la música de su preferencia, compartiendo los mejores cócteles y copas, así como exquisitas tapas y comidas con sus amigos.

Luego al caer la noche se puede ir de marcha y disfrutar de la vida nocturna que ofrece esta ciudad en sus discotecas y clubes nocturnos, la fiesta por supuesto sigue hasta muy entrada la mañana.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*